2.10.06

Proyecto
Centro Cultural
América Libre
-CASA DEL PUEBLO-

“No es que no nos atrevemos porque las cosas son difíciles, es que las cosas son difíciles porque no nos atrevemos” Séneca

“La mejor manera de pensar es pensar en la práctica” Paulo Freire






El presente proyecto es el resultado de abundantes debates y caracterizaciones sobre nuestra realidad en la búsqueda de los mejores caminos hacia una profunda transformación de nuestra sociedad, que entendemos debe incluir la transformación cultural.

Fundamentos
La devastadora acción de los gobiernos neoliberales de los últimos 30 años ha logrado niveles inéditos de concentración del capital con el lógico incremento de la pobreza, la desnutrición, la desocupación, la marginación, y la destrucción de los sistemas públicos de salud y educación. Para ello fue necesaria una profunda represión ideológica, policial y judicial sobre nuestro pueblo, y han logrado como objetivo estratégico destruir valores solidarios, distorsionar la experiencia histórica y la integridad social. Fueron reemplazando la cultura popular por la resignación, el individualismo, la indignidad del asistencialismo y el sometimiento a las pautas de un comportamiento mediático y consumista.
La cultura de los pueblos es el principal objetivo de destrucción del imperialismo y para ello utilizan diversas herramientas: desde las prácticas institucionales de la democracia representativa a la violencia y el terrorismo. Solo la destrucción de la cultura les garantiza la dominación total y así lo vienen haciendo en latinoamérica desde hace 500 años.
La importante movilización social del 19 y 20 de diciembre de 2001 dejó a la vista los profundos problemas culturales que hicieron fracasar la construcción de una alternativa unitaria capaz de interpretar y ejecutar el reclamo popular expresado en el “Que se vayan todos!”. Sin embargo, en toda latinoamérica se mantienen infinidad de organizaciones que resisten y construyen proyectos alternativos; a su vez, las luchas por el respeto a la autonomía y la diversidad cultural se van multiplicando día a día y el proyecto Bolivariano y Sanmartiniano de unidad antiimperialista resurge con fuerza y profundo contenido político.
Es necesario recuperar la idea de comunidad, la lucha por la dignidad, los valores de solidaridad y organización, la valoración del trabajo y la identidad de clase; eso significa recrear una nueva identidad cultural recuperando nuestra verdadera historia local, regional y latinoamericana, desarrollando espacios contra-hegemónicos en donde articulen organizaciones populares que, a partir de la educación, el arte, la filosofía, las ciencias y la técnica, sean capaces de dar la batalla cultural para la transformación social.
Con ese objetivo se propone la creación de un Centro Cultural –casa del pueblo- capaz de contener la actividad artística y militante de distintas fuerzas políticas, culturales, sociales y grupos independientes que quieran imaginar, crear, y expresar cultura revolucionaria.
Objetivos
Son muchas las organizaciones y las actividades que ya se están desarrollando sin un espacio físico adecuado, lo que dificulta el crecimiento de las mismas y las mantiene dispersas y sin posibilidades reales de brindarse a la sociedad. Se plantea así la necesidad de crear un espacio abierto y plural que se convierta en generador de dibujos, de ideas y proyectos, de estudio, de propuestas, de educación, de trabajo, de música y debates que expresen los modos y las formas de la transformación social y la lucha antiimperialista, intentando aportar desde ese espacio a la construcción de verdadero poder popular.

A los fines de que ningún aspecto de la cultura quede relegado, se ha propuesto que el Centro Cultural debe comenzar funcionando en cuatro aspectos que pueden contener y coordinar las diversas actividades. En base a estos cuatro aspectos se organizarían las actividades del Centro Cultural en el primer período:
a) Artes (música, teatro, artes plásticas, fotografía).
b) Educación e investigación (historia, literatura, ciencias, didáctica).
c) Solidaridad con los pueblos Latinoamericanos.
d) Relaciones institucionales.
La coordinación sobre estas bases permitirá el desarrollo de otras actividades y servicios complementarios, como:
-Portal en internet, Café Cultural, Biblioteca y biblioteca virtual, Grupos de investigación, Salas de reuniones, charlas y espectáculos, Talleres de artes y formación.

Finanzas
Hay dos aspectos a considerar respecto de la financiación:
- Por un lado la necesidad de un espacio físico que idealmente permita el desarrollo de todas las actividades propuestas y disponga de un salón amplio para el desarrollo de actividades de gran concurrencia.
- Por otro lado la financiación para el funcionamiento diario que deberán ser tratados oportunamente.
A fin de avocarse a estas actividades se ha propuesto la formación de una O.N.G. que hará las gestiones y desarrollará los contactos necesarios para la administración de fondos y representaciones legales necesarias para el correcto funcionamiento del Centro Cultural.
La O.N.G. se hará cargo de las actividades administrativas y medidas para la recaudación de fondos de manera estable y planificada, como la existencia de aportistas, convenios institucionales, donativos y otras que garanticen el desarrollo de las actividades. Además articulará las planificaciones de cada comisión quienes deberán considerar la financiación de sus actividades.
Respecto de las actividades complementarias mencionadas, es necesario destacar que tanto la biblioteca como la biblioteca virtual ya están en existencia y solo esperan también un espacio donde iniciar sus actividades, comprometido este material desde las bibliotecas personales de distintos compañeros, y del trabajo de recolección de datos en internet.

Funcionamiento inicial
La coordinación de todo el primer período de actividades estará a cargo de la Asamblea Ordinaria y de un Consejo Ejecutivo que coordine las tareas entre Asamblea y Asamblea. La Asamblea Ordinaria será la responsable de definir los trazos gruesos de las definiciones y actividades del Centro Cultural. La coordinación de las iniciativas, las actividades complementarias, la administración y la representación del Centro Cultural estarán a cargo del Consejo Ejecutivo cuyos miembros serán seleccionados por todo el colectivo en asamblea y que, además, deberá incluir la actividad de la O.N.G.

Creemos que la posibilidad de concretar este proyecto depende de la capacidad y la predisposición que tengamos para organizar un colectivo dispuesto a llevarlo a cabo. Necesitamos nuevas voces y muchas manos para convertirlo en algo real. Solo en la acción hay esperanza...